El dominio de la lengua inglesa

Lunes, 18 Agosto   

Teniendo en cuenta las segundas lenguas, podemos confirmar que el inglés es la lengua más hablada actualmente, con 800 millones de hablantes, y que el español es dominado por 350 millones de personas, al mismo nivel que el hindú y por encima del ruso, con 290 millones.

La lengua inglesa parece destinada a convertirse en la lengua franca mundial, sobretodo en el mundo de los negocios, las tecnologías (80% de los correos electrónicos) y la ciencia (45% de las publicaciones científicas) A pesar de eso el español está teniendo una proyección internacional tan potente que la comunidad hispanohablante no sólo tiene y tendrá un peso sociocultural de primer orden, sino que también tiene y tendrá una dimensión económica y política de primera magnitud. No sólo en España y Latinoamérica, sino también en los Estados Unidos de América.

De todos modos, si hemos tratado en este primer Dossier monográfico de Educaweb la cuestión de los idiomas no es sólo para conocer la realidad sociolingüística mundial, sino para dar a conocer a la comunidad educativa (estudiantes, padres y madres, profesorado y directivos de centros) la importancia de enseñar y aprender correctamente idiomas extranjeros, más allá de dominar a la perfección la lengua propia.

El dominio del inglés para un profesional que pretende trabajar en una empresa con una mínima vocación exportadora o que forma parte de un grupo más amplio, no sólo es un “must” para entrar en las selecciones de personal, sino que será una competencia indispensable y un instrumento básico de comunicación y negocio. La administración pública, tiene cada vez más la necesidad de participar en proyectos o fondos europeos donde intervienen personas que hablan diversas lenguas y donde no es conveniente estar en inferioridad de condiciones. El tercer sector, cada vez más “globalizado” requiere también un profesional y voluntarios que dominen el inglés como lengua diaria.

Esto no le resta importancia al hecho que el dominio del español es una ventaja diferencial importantísima que tenemos respecto a otros países. Pero nos hemos de acostumbrar a entender que hablar bien inglés no es sólo interesante sino indispensable.