El inglés oficial no es sólo una cuestión idiomática

Lunes, 18 Agosto   

El inglés se propaga por todo el mundo, afianzándose en el comercio, en la ciencia y en otros campos que dependen de un idioma viviente y actualizado, dijo Ari Pall Kristinsson, director del instituto. Habló _en inglés_ por teléfono desde Reikiavic.

Dijo que el islandés “tiene una larga historia como idioma y eso es considerado por lo general como una especie de tesoro que hay que cuidar”, agregó.

La mayoría de los islandeses habla inglés, lo que les da algo en común con la gente de muchos países en que se acostumbra a hablar más idiomas que el propio.

Eso podría ayudar a explicar los antagonismos que el idioma puede suscitar en Estados Unidos, donde la mayoría no habla un segundo idioma, y donde _según los expertos_ muchos se incomodan al oír el uso de otros idiomas.

Pero el debate periódico sobre el inglés casi seguramente trasciende lo idiomático, según opinan Wolfram y otros. Las emociones vinculadas con el idioma tienen que ver con el malestar que sienten muchos estadounidenses con todo lo que representa el influjo de nuevos idiomas.

Una ley que oficialice el idioma inglés tendría un impacto mayormente simbólico. O quizás haría que los gobiernos restrinjeran los servicios que suministran en otros idiomas.

¿Pero esa ley podría cambiar la realidad? En Francia, pese a los ingentes esfuerzos de la Academia Francesa por desarraigar el “franglés”, la gente sigue haciendo planes para “le weekend”.

¿Y los avisos comerciales en español que se multiplican en las emisoras estadounidenses?

Los negocios han advertido la utilidad de hablar a la gente en el idioma en que se sienta más cómoda, y Crawford dice que eso es algo que los estadounidenses deberán aceptar.